domingo, 6 de septiembre de 2009

Cariño a mi computador

El post ñoño para empezar la semana de clases.

Hoy por la mañana leía algo en Google Reader, y me daba cuenta de que en el último Hive Five de Lifehacker hacían mención a la desfragmentación de los discos. Y bajé el programa que ahí decían que era el mejor para desfragmentar discos, y le di la orden de empezar a desfragmentar el disco duro de mi computador. Empezó cerca de la una, son las ocho y media y todavía ni piensa en terminar. Pero se está desfragmentando. Lo cual me llevó a reflexionar que en la medida de que los discos duros crecen, el proceso de desfragmentación deja de ser algo trivial.

Y ahí me di cuenta de otra cosa: antes de cumplir un año, el viejo laptop HP que tenía, ya me estaba dando problemas. Vez que quería enchufarle un monitor externo (entiéndase cada vez que tenía que hacer una presentación en PowerPoint, y por lo tanto, conectarlo a un proyector de estos que allá en Chile les dicen DataShow pero que aquí en Norteamérica todo el mundo les dice simplemente projector) había que apretarlo mucho y de una forma bien particular para que me mostrara los tres colores que componen la imagen, rojo, verde y azul. El equilibrio era bien frágil; a veces era un verdadero dolor de cabeza. También me había pasado que el equipo una vez se apagó sin dignarse partir; parece que era que alguna de sus, por así decirlo, “partes nobles”, se había sobrecalentado. Finalmente esa salida simplemente dejó de funcionar, en sus últimos días, vez que intentaba conectar el computador a un proyector, sólo mostraba salida de color verde. También dejó de reconocerme la tarjeta de red inalámbrica, y finalmente el lector/grabador de CD/DVD. Y me daba cuenta de que en poco tiempo más, mi laptop Toshiba no ha mostrado falla alguna. Ni siquiera un pantallazo azul de Windows. Y no tiene pinta de fallar.

¿Por qué estaba desfragmentando, entonces? Por hacerle mantenimiento no más, porque la verdad no he notado que esté apreciablemente más lento que el primer día que este computador llegó a mis manos. Puede que sea porque el disco duro es significativamente más grande.

Como sea, mi computador me encanta. Es menos bonito físicamente que el HP, pero funciona de película.

1 comentario:

Ani dijo...

Yo también amo mi pc y mi celular picante...

El notebook Hp, es malo.. nada que hacer, después de un tiempo se puso lento y la tarjeta de red no sé que le pasó que nunca más se conectó a al wi-fi, lo envié al Hp de Sgo y me lo devolvieron igual de lento y para peor, se conectó la pura semana al wifi y de ahí no hay caso. Según ellos era la placa madre y se la cambiaron y la cochiná sigue igual..

Así que el año pasado me regalaron un sony vaio y desde ese día, navego como si fuera la primera vez, rápido y le saco el jugo a mi querido Sony plateado jajajajajajaa